El mundo de los números. Tan apasionante para unos y tan sumamente frío para otros. Lo cierto es que las calculadoras científicas son muy importantes para el día a día en las oficinas, en los institutos, universidades y demás. Gracias a ellas, las operaciones matemáticas resultan más sencillas y rápidas de realizar, lo que las convierten en una gran herramienta.

Si estás aquí, probablemente te interesen. A lo largo de este artículo, podrás ver una serie de modelos enfocados a diferentes perfiles y con buena relación calidad-precio. También te informaremos sobre algunas de sus cualidades e intentaremos solventar algunas de las dudas que podrían surgirte. Independientemente de tu actividad, encontrarás una opción para ti.

Lo más importante

  • En el mercado hay calculadoras científicas enfocadas a diferentes perfiles.
  • Echa un vistazo a sus características para que se ajusten claramente a tus necesidades.
  • Te ofrecemos una serie de criterios de compra en los cuales te damos unas pautas para realizar la mejor elección posible.

Las mejores calculadoras científicas del mercado

Llegó el momento de mostrarte unas posibles opciones válidas para ti. No hablamos de artilugios electrónicos de gran complejidad, pero debes saber que unas calculadoras disponen de más opciones que otras. Su tacto, pantalla, tamaño, funciones y posibilidades determinarán que vaya enfocado hacia unas personas u otras. Ven a conocerlas con nosotros.

La mejor calculadora científica en relación calidad-precio: Casio FX-82MS

Muy completa en relación a su precio. Este modelo de Casio presenta una pantalla de dos líneas, con teclas lo suficientemente grandes y muy bien posicionadas. Viene con 240 funciones integradas.

Incorpora función SCI/FIX/ENG, cálculo de porcentajes, 24 niveles de paréntesis, cálculo en regresión, funciones de trigonometría y mucho más. Su peso ronda los 125 gramos y cuenta con carcasa rígida.

La mejor calculadora científica para el instituto: Casio FX-991ES PLUS

Calculadora científica con sistema de notación Natural VPAM (Visually Perfect Algebraic Method) y pantalla con matriz de puntos. Tiene hasta 417 funciones, resolución de ecuaciones y cálculo con números complejos.

También incorpora 20 valores para conversiones métricas, 40 constantes científicas, tabla de funciones y mucho más. Tiene apagado automático. Su tamaño es idóneo y apenas pesa 95 gramos.

La mejor calculadora científica para la universidad: Casio FX-991SPX II

Estamos ante una calculadora científica de gama alta. Es apta para carreras universitarias y otros estudios que requieran de un uso avanzado. Cuenta con infinidad de funciones de utilidad.

Su menú e instrucciones están disponibles en castellano, catalán, euskera y portugués. Posee una pantalla LCD de alta resolución y puede desarrollar hasta 576 funciones. Disponible en diferentes colores.

La mejor calculadora científica programable: HP 35SC#B12

Sus prestaciones hacen que pueda ser útil para ingenieros, científicos, estadistas y mucho más. Es programable, por lo que tú mismo podrás crear las fórmulas, y también realizar funciones no de serie.

Su pantalla es grande, de dos líneas y con contraste ajustable. Viene con 30 kb de memoria y con más de 800 registros de almacenamiento. Su precio es alto, pero sus características lo justifican.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre las calculadoras científicas

Ya te hemos introducido un poco en el mundo de las calculadoras científicas. Has podido visualizar unos pocos modelos muy recomendables, ya sea por precio o características, pero ahora vamos a responder a unas cuantas preguntas. Es necesario que entiendas algunas cuestiones sobre ellas. Esperamos que la información te resulte útil a la hora de realizar tu elección.

Una persona haciendo ejercicios con una calculadora

En el mercado hay calculadoras científicas enfocadas a diferentes perfiles. (Fuente: Celik: 35521704/ 123rf.com)

¿Qué es una calculadora científica y para qué sirve?

Una calculadora es un dispositivo que se utiliza para realizar cálculos de diferente índole. Las científicas son algo más complejas que las convencionales, ya que permiten calcular funciones trigonométricas, estadísticas y más. Hay algunas otras que incluso pueden mostrar gráficas. Han aparecido para poder hacer diferentes operaciones de una forma más sencilla.

El origen de la calculadora se encuentra en los antiguos ábacos. Con el tiempo, los métodos de facilidad de cálculo han ido evolucionando, a la par que se incorporaban diferentes tecnologías. En la década de los 70 aparecieron las primeras calculadoras de bolsillo. Eran unas versiones algo más rudimentarias que, poco a poco, se han convertido en las que hoy conocemos.

¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes de una calculadora científica?

Todos los artículos poseen una serie de ventajas e inconvenientes. Las calculadoras científicas no iban a ser menos, ya que las variables disponibles en el mercado también influyen en que así sea. Vamos a conocer alguno de estos aspectos para que, de una forma sencilla y práctica, puedas tenerlos en cuenta.

Ventajas
  • Gran variedad de modelos.
  • Por tamaño y peso, son muy portátiles.
  • Cada vez más completas. Las hay incluso programables.
  • Permiten hacer diversos cálculos de manera sencilla.
  • Hay calculadoras con diferentes funciones y precios muy ajustados.
  • Enfocadas para estudiantes, ingenieros, estadistas y mucho más.
Desventajas
  • Por mucho que te faciliten las operaciones, no las hacen solas.
  • Si te equivocas de modelo, puede que no ofrezca las funciones que buscas.
  • Generan rechazo desde diversos sectores de la educación.
Daniel BernoulliMatemático y físico suizo

“No hay filosofía que no esté basada en el conocimiento de los fenómenos, pero para obtener algún beneficio de este conocimiento es absolutamente necesario ser un matemático”.

¿Qué sistemas de notación emplean las calculadoras científicas?

Uno de los sistemas de notación empleados se llama VPAM (Visually Perfect Algebraic Method), que muchas veces se puede leer en la carcasa de las calculadoras. Este sistema varió la forma de escribir en relación a las calculadoras de antaño. Utiliza un método de escritura similar al de los programas matemáticos y también está más estandarizado.

Otro sistema es el SVPAM (Super Visually Perfect Algebraic Method). La diferencia con la anterior radica en que se pueden ver las expresiones y los resultados de forma simultánea al mostrar dos líneas al mismo tiempo. Además, también permite hacer cambios sobre la marcha y volver a realizar el cálculo.

Una mujer en el trabajo usando una calculadora

Una calculadora es un dispositivo que se utiliza para realizar cálculos de diferente índole. (Fuente: Celik: 78007811/ 123rf.com)

Natural VPMA. Por último, debemos mencionar la variante Natural VPAM. Normalmente, este sistema de notación se suele emplear en las calculadoras científicas destinadas a los estudiantes. ¿Por qué? Pues porque, además de incluir las características dos líneas para la visualización, se reflejan los distintos símbolos en la pantalla, lo que facilita la comprensión.

¿Qué usos principales puedes realizar con una calculadora científica?

Las calculadoras científicas tienen una enorme ventaja con respecto a las convencionales. Las utilidades que puedes realizar con ellas son ampliamente superiores y, por lo tanto, el número de posibilidades de cálculo se multiplican exponencialmente. A continuación, te ofrecemos una pequeña lista de funciones más comunes:

  • Raíces cuadradas.
  • Derivadas.
  • Integrales.
  • Funciones trigonométricas.
  • Ecuaciones largas.
  • Estadísticas.
  • Cambiar entre grados y radianes.

¿Qué tipo de alimentación encontramos en las calculadoras científicas?

Pues básicamente puedes encontrarte con varios tipos de alimentación. Por un lado, tienes la calculadora que se alimenta a pilas, las cuales podrás cambiar en cuanto se acabe su vida útil. Cabe destacar la que funciona con la energía solar, una opción mucho más ecológica y menos contaminante que te proporcionará una autonomía más que suficiente.

En el mercado también podrás encontrar calculadoras científicas que incorporan baterías recargables, o bien con dos tipos de alimentación diferentes, más conocidas como baterías duales. Cuentan con una batería de litio que se puede cargar por medio de la energía solar. Un método también eficaz y mucho más cómodo que el de cambiar la pila de vez en cuando.

Un estudiante usando una calculadora científica

El número de funciones va a determinar el margen de uso que le puedes dar a la calculadora. (Fuente: Amikishiyev: 117777820/ 123rf.com)

Criterios de compra

Una vez hemos conocido ciertos aspectos de las calculadoras científicas, ha llegado el momento de saber cómo elegir de una forma más acertada. Para ello, te ofrecemos este apartado en el que te ayudaremos a seguir los pasos oportunos para no equivocarte en la decisión. Son muy sencillos de seguir y comprender, pero llegado el momento son realmente útiles.

  • Marcas
  • Utilidad
  • Pantalla
  • Número de funciones
  • Sistema de notación
  • Alimentación
  • Diseño

Marcas

Son varias las marcas que fabrican calculadoras científicas. Una de las más conocidas es Casio, pero también HP, Sharp y Canon, por mencionar algunas de ellas. Es importante que te decantes por una de confianza, ya que, a pesar de que a priori suelen funcionar bien, la precisión es muy importante en el cálculo. No te la juegues. Además, no suelen ser muy costosas.

Francis BaconFilósofo y político británico

“Si quisiéramos obtener la certeza sin dudas y la verdad sin errores, habríamos de basar nuestro conocimiento en las matemáticas”.

Utilidad

El uso que vayas a hacer de la calculadora científica, influirá en gran medida en las características que vas a necesitar. Hay dispositivos destinados para un uso escolar, otras para estudios más avanzados y algunas más profesionales, enfocadas, por ejemplo, a estadistas o ingenieros. Debes buscar un modelo oportuno para según qué nivel de complejidad en los cálculos.

Pantalla

Puede parecer una perogrullada, pero la pantalla de una calculadora es una de sus partes más importantes. En el mercado puedes encontrar calculadoras con pantallas de una sola línea, de dos, monocolor o a varios colores. Normalmente son LCD, pero existen algunas LED. Estas aparecen en dispositivos más caros y en los que se pueden visualizar gráficas.

Número de funciones

El número de funciones va a determinar el margen de uso que le puedes dar a la calculadora. Cuantas más funciones, mayores posibilidades de realizar todo tipo de operaciones, tanto sencillas como complejas. Ahora bien, este factor se suele notar en el precio. Existen incluso calculadoras programables para realizar operaciones a tu gusto.

Sistema de notación

Antes hablamos de los sistemas de notación que te puedes encontrar. Pues bien, es otro de los criterios a seguir para realizar una buena compra. Tenemos las VPAM, SVPAM y la Natural VPAM. Dependiendo de lo que vayas a realizar con ella y de las comodidades que prefieras tener, debes decantarte por una de los tres. Si has llegado hasta aquí, habrás leído sus diferencias.

Alimentación

Las calculadoras científicas pueden alimentarse por pilas convencionales, por medio de la energía solar o bien por baterías de litio. También las hay duales, con baterías recargables por medio de la energía solar. Quizá las que más riesgo conllevan son las de pila convencional, por eso de que te puedas quedar sin la calculadora en el momento más inoportuno.

Diseño

Quizá el diseño sea lo menos relevante, ya que no es un aspecto decisivo para su funcionamiento. Sin embargo, el hecho de poseer un teclado a tu gusto, de una pantalla con unas dimensiones concretas y un dispositivo, al fin y al cabo, bastante ligero, potenciará el nivel de satisfacción. La ergonomía siempre ha sido un aspecto importante.

Resumen

Alguno podría pensar que, ante la elección de una calculadora, cualquier modelo es fiable, preciso, rápido y con todas las características posibles para todo tipo de perfiles. No, de hecho, dentro de la aparente sencillez del dispositivo, existen diferentes factores que debes tener en cuenta para no cometer un error del que luego te puedas arrepentir.

Recuerda analizar la marca, el tipo de pantalla, el número de funciones, su sistema de notación, la alimentación y, por qué no, también su diseño. La utilidad que le vayas a dar es clave para no tirarte en plancha sobre una piscina vacía. Creemos que tienes a tu disposición una información adecuada y lo suficientemente detallada para tomar una decisión.

Nosotros esperamos haber sido de gran ayuda. Si te ha convencido, nos gustaría que compartieses la guía en tus redes sociales o bien que dejases un comentario.

(Fuente de la imagen destacada: alexlmx: 94047516/ 123rf.com)

Califica este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
44 Voto(s), Promedio: 4,00 de 5
Cargando…